jueves, 23 de mayo de 2013



¿Publicidad en nuestras PYMES?
Quizá ésta sea la pregunta que muchos empresarios se plantean, debido a lo volátil que puede parecer el mercado y al temor de realizar una inversión que acarree pérdidas de dinero. En este sentido, muchos asesores financieros apuntan que el porcentaje de inversión de publicidad varía de acuerdo al tipo de negocio al que esté dedicada la empresa. Sin embargo, aunque esta respuesta sea simple, el gerente o encargado de marketing debe considerar diversas situaciones antes de realizar cualquier inversión en publicidad.
Una de las primeras preguntas en plantearse el equipo de publicidad es: ¿el producto que ofrecemos es de primera necesidad? Partiendo del precepto de las primeras necesidades humanas son alimentación y ocio, si el producto en cuestión ofrece alguna de estas opciones ya se tendrá una base que permita dictaminar cuánto puede invertirse en publicidad.
Por otra parte, en caso de que el producto no ofrezca alguna de las anteriores opciones, los expertos recomiendan realizar un reconocimiento de la oferta de la competencia: tipo y tiempo de publicidad, medios por lo que se realiza la publicidad, etc.
No obstante, es necesario comprender que la publicidad no es simplemente una pieza más de los planes de mercadeo sino que forma parte integral de toda estrategia de marketing empresarial, tal como lo son las innovaciones que se realizan a los productos o servicios ofrecidos o la asistencia al cliente.
Para poder definir satisfactoriamente el tipo de publicidad que la empresa requiere, también debe responderse la pregunta: ¿A quién va dirigida mi publicidad? Al conocer el perfil de los clientes actuales y potenciales, el segmento de la población al que va dirigida (joven, adulta, infantes, etc.) y su ubicación geográfica (local, regional, nacional, internacional), la empresa contará con datos importantes para orientar su inversión.
Otra interrogante sería: ¿Cuál medio le ofrece a mi empresa mayor alcance publicitario? Para responderla, los datos de la ubicación geográfica son imprescindibles. Por ejemplo: para una clientela local, sería conveniente anunciarse en los diarios y revistas locales. Pero en caso de ser regional, lo más conveniente hacer uso de medios audiovisuales como radio, televisión o internet.
Cuando el producto o servicio que se ofrece es ampliamente conocido­, la estrategia de publicidad puede ser moderada, esto con el fin de mantener su vigencia. Por otro lado, si el producto aún no está bien posicionado, se deberá realizar una publicidad más “agresiva” por todos los canales posibles para la empresa.
Finalmente, el diseño de la estrategia de ventas definirá si se dará empuje o atracción a los clientes. Si se diseña para “empujar”, entonces la estrategia se concentrará en la parte de rebajas de precios y promociones o descuentos. Por otra parte, si la estrategia consiste en “atraer”, entonces irá dirigida a ofrecer a los clientes algo que les resulte tan valioso o novedoso que termine incrementando la demanda del producto o servicio.
Al estudiar todas estas variables, será posible realizar una inversión publicitaria de éxito, donde no sólo se tome en cuenta la cantidad de publicidad sino la calidad de ésta, su alcance a los clientes actuales de la empresa y la atracción que pueda ejercer a nuevos clientes de la misma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario